martes, 12 de julio de 2011

Perdón,

Pido perdón a nadie en concreto y pensando en
determinados nombres a la vez, digo lo siento desde lo más hondo a quienes hayan esperado por mí, tanto cuando quedamos a dar una vuelta, como cuando soy la última en conseguir algo y por eso me ayudáis y no escucháis mis protestas sino mis problemas. Siento cuando no he sido capaz de respetar el silencio y me enrollo más que una persiana, y cuando no se que decir, cómo rellenar el silencio. Me gustaría ser más graciosa y pido perdón cuando me lo he creído, sino alguna vez no he dicho lo adecuado cree que son demasiadas. Siento no haber discutido lo discutible y no expresar ciertos pensamientos o peor aún no poder explicarlos porque estos me ahoguen.

Porque sé que no soy muy divertida y en ocasiones aburrida, soy consciente que en ocasiones no soy capaz de reírme de algo que directamente no tiene gracia para mí, pero sí que me gusta que la risa se contagie como una brisa que te conmueve por dentro, no importa saber de qué te ríes, por que yo muchas veces me río escandalosamente por la calle, y me pregunto si os importa.


Por que cada día me levanto intentando no cometer los mismos errores, no siempre lo consigo. Dicen que la intención es lo que cuenta, pero nada sirve si de verdad no te esfuerzas. Todos los días me equivoco, me arrepiento de lo que hice y de lo que no, porque tengo tantos fallos que si pensase en todos ellos me deprimiría, y por los que solo hoy quiero tener en cuenta...
                                                                                       Perdón por tener tantos defectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario