sábado, 22 de diciembre de 2012

Tempestad en mi mente



 Las olas rompían contra mis dulces recuerdos
y el velero se encalló en mis sentimientos.
Oigo susurrar al mar mis agrios pensamientos.
Paseo por los alcantilados, no estoy cuerdo.