miércoles, 3 de abril de 2013

lucha con una sonrisa en el rostro

En ocasiones uno aprende más en un día que en todo un mes. Y no hablo de matemáticas, de gramática, de cualquier idioma o de física cuántica.
No.
Hablo de conocimientos reales, de la vida, de esas experiencias vitales que te cambian, que te hacen entender y madurar. Y comprendes todo. Y comprendes a mucha, muchísima gente y admiras su esfuerzo, su trabajo y sus ganas de seguir adelante. Pase lo que pase, siempre lucha, nunca te rindas. La vida no está hecha para sentarse a lamentarse y verla pasar.
Cada vez que te pase algo malo aprende de ello y piensa que hay cosas muchísimo peores. Cada vez que veas, por ejemplo, un chico en silla de ruedas no sientas lástima, siente admiración porque él lucha cada día por tener una vida digna y plena pese a que tiene más obstáculos  que tú y yo, y probablemente se quejará menos.
Y recuerda, sonreir es la mejor cura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario